Mostrando entradas con la etiqueta Criminalización del Islam en Europa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Criminalización del Islam en Europa. Mostrar todas las entradas

Gobiernos y medios contribuyen a crear una imagen amenazadora de los musulmanes


Entre el desconocimiento y la desconfianza


por Rosa Martínez

Un proverbio musulmán compara el islam con un gran mar donde cada uno encuentra el pez que desea. Parece que la UE a duras penas consigue hallar otro distinto a la desconfianza y la creciente discriminación.

Entre 15 y 20 millones de musulmanes viven en Europa, algunos desde hace casi medio siglo. Sin embargo, son grandes desconocidos, muchas veces prejuzgados con estereotipos y análisis superficiales. Mientras la inmigración musulmana aumenta, se hace más evidente y estable, la visión de la opinión pública hacia ella es cada vez más negativa. El último informe del Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia (EUMC) advierte del auge de actos de islamofobia que van de los ataques a mezquitas a las agresiones físicas.

Asimismo, constata la dificultad de muchos musulmanes europeos para acceder al mundo laboral o a una vivienda digna. Y parece normal. No sorprende que un empresario se resista a contratar a una francesa licenciada con velo o que un candidato con apellido árabe tiene muchas menos posibilidades de que le llamen para una entrevista de trabajo. El musulmán se ha convertido en el prototipo del extranjero, considerado como el extraño, el otro, ante el que empuñamos nuestra identidad amenazada como arma defensiva. Este colectivo comparte muchos problemas con el resto de inmigrantes.

Sus mayores preocupaciones suelen ser el trabajo, la vivienda y, en el caso de los extranjeros, el permiso de residencia. Sin embargo, algunas actitudes y declaraciones públicas, así como el tratamiento mediático, demuestran que son uno de los grupos peor aceptados. Según un sondeo realizado en Italia en 2001, un 31% de los encuestados defendía que solo se admitiesen en el país inmigrantes católicos. Lo mismo ha declarado el obispo de Bolonia.

Numerosas encuestas revelan que un número importante de europeos consideran a los miembros del islam "fanáticos", "irracionales", "hostiles" y responsables del aumento de la inseguridad ciudadana. De los hombres se dice que son "machistas", y de las mujeres, "sumisas". La palabra islam a menudo se asocia con "terrorismo", "opresión femenina", "matrimonios forzados" y un vago temor de invasión cultural. Al mismo tiempo –y según advierte el EUMC– la discriminación que las comunidades islámicas perciben o anticipan les hace sentirse excluidas e incomprendidas y proclives a la automarginación. Esto, en un círculo vicioso que se retroalimenta, las hace aún más vulnerables a esta misma discriminación.

Para buscar una explicación, no se puede obviar la situación internacional, los atentados fundamentalistas o las relaciones históricas entre el islam y Europa. Pero no hay que perder de vista la construcción del miedo que se viene produciendo desde hace años y de la que muchos sacan grandes beneficios. Responsables políticos internacionales parecen haber cambiado sin muchos problemas de enemigo : del comunista al islamista. La lucha contra el terrorismo se ha convertido en una fachada para esconder la supresión de derechos y libertades o la represión de reivindicaciones políticas y sociales.

Los medios juegan un papel fundamental en la difusión de una determinada imagen del islam. Cuando se habla de islam, se hace casi siempre en artículos relacionados con terrorismo, delincuencia o la polémica del velo. Las noticias relacionadas con las detenciones de presuntos fundamentalistas se cubren ampliamente, mientras apenas se concede espacio a desmentidos, declaraciones de inocencia o detenciones que acaban en nada. Se tiende a la exageración y a menudo se eligen los episodios o los más personajes más extremistas para hablar del islam. Se habla de ‘terrorismo islámico’, pero ¿no es acaso lo mismo que hablar de ‘terrorismo vasco’ ?

Fuente: Diagonal



Nota del Observatorio:
Sobre los "atentados fundamentalistas" que cita la autora, y que parece atribuir a "los musulmanes", véase nuestra sección de artículos "Al-Qaida" contra el Islam

_______________

Viaje al país de la intolerancia



por Chems Eddine Chitour



Para Phillipe Val, el director de Charlie Hebdo, toda crítica a Israel es un acto antisemita.

"Jean Sarkozy [hijo de Nicolas Sarkozy], digno hijo de su padre y ya consejero general en la UMP, ha salido prácticamente entre aclamaciones de su proceso ante el tribunal correccional por el delito de huida en moto. ¡Hasta el ministerio fiscal ha pedido su puesta en libertad! ¡Conviene recordar que el demandante es árabe! Y esto no es todo: acaba de declarar querer convertirse al judaísmo antes de casarse con su novia, judía y heredera de los fundadores de Darty. ¡Este niño hará carrera!"

He aquí el cuerpo del delito que ha hecho que el dibujante iconoclasta Siné haya sido despedido de la publicación francesa Charlie Hebdo. Para comprender este acto incomprensible, es necesario descender a las profundidades y describir la atmósfera de mordaza de plomo que pesa actualmente sobre cualquier inteligencia en Francia que quiera salirse del control de los bienpensantes de obediencia israelí. Estos llevan a cabo un combate sin tregua por la impunidad de Israel, sobre el terreno y en los discursos, que les lleva a controlar todo lo que se dice sobre los judíos y sobre Israel. Por supuesto, sólo se puede hablar sobre ellos en elogios, escogiendo bien los términos. Si no, uno se expone a la artillería de grueso calibre.

Acordémonos del abad Pierre, que tuvo la desgracia de decir que el exterminio fue puesto en práctica por el pueblo judío en el Libro de Josué, y que incluso fue presionado para que renegara de su amistad con Roger Garaudy, perseguido a su vez por sus posiciones anti-israelíes. Acordémonos de Pascal Boniface, director del Instituto de Relaciones que cometió el error de escribir un papel donde se preguntaba "¿Se puede criticar a Israel?". La lista es larga.

La última víctima ha sido un subprefecto que escribió en el sitio web "Oumma.com" que los francotiradores israelíes usaban como dianas a niños palestinos. Fue relevado de sus funciones en 48 horas... El humorista Dieudonné ha descendido literalmente a los infiernos y ya no tiene visibilidad mediática. Cada uno de ellos es responsable de haber sacado a la luz cosas que pueden poner en cuestión el discurso dominante, es decir: que los árabes son antisemitas, que el holocausto no puede ponerse en cuestión so pena de prisión, que Israel tiene el derecho exclusivo al genocidio, que es la vanguardia occidental, espacio de tolerancia constantemente atacado, que debe defenderse, si hace falta disparando sobre un palestino tirado en el suelo, como en el último video... Paroxismo de todo esto, y colmo de la ironía, uno recuerda el asunto del RER: una mitómana se desgarra la falda y se lacera y atribuye eso a los magrebíes. A renglón seguido toda la crema de la sociedad política francesa, con Jacques Chirac a la cabeza, reacciona con graves juramentos: "Quien toque -dice Chirac- un pelo de un judío, está tocando a la República". Pero luego se descubre que todo ha sido un montaje, y los magrebíes demonizados no tienen derecho siquiera a recibir excusas por haber sido injustamente acusados.

La caza de brujas

Dieudonné, escribe Taiké, se ha convertido en un auténtico paria en los medios de comunicación como consecuencia de un desdichado sketch (que en el escenario del Fogiel, donde se representó, no escandalizó a nadie) en el que representaba a un colono israelí que invitaba a los jóvenes de los suburbios a unirse al "Eje del Bien", "el eje americano-sionista", y que terminaba con un sonoro "Isra-heil", haciendo el saludo hitleriano. La lógica de "dos pesos, dos medidas" fue claramente visible. Dieudonné de hecho se había metido ya con todo tipo de comunidades, incluidos los cristianos y los musulmanes, pero fue su sketch sobre un extremista judío lo que le granjeó todos los problemas, el comienzo de su linchamiento. Dieudonné fue conminado constantemente a partir de aquello a pedir perdón, a arrepentirse. No por sus anteriores ataques contra "los franceses racistas" o "los musulmanes terroristas", sino por su ataque a "los judíos extremistas".

"Eran los días en que Charlie Hebdo, apoyado por Bernard-Henri Lévy y toda la intelectualidad, defendía la libertad de expresión frente a la amenaza del "islamo-fascismo", la libre caricatura de las religiones en nombre de la Ilustración y de Voltaire, los días también en que esta misma intelectualidad tomaba unanimemente la defensa de Robert Redeker criticando firmemente al Islam, a riesgo, se decía, de tener que decir grandes barbaridades. En esos mismos días, Dieudonné no encontraba ninguna circunstancia atenuante y debía expiar sus pecados, debía soportar la censura, la prohibición de sus espectáculos y las acusaciones de antisemitismo, por los mismos que denunciaban el "chantaje de la islamofobia" en el proceso de las caricaturas de Mahoma."

"La demonización funcionó a toda máquina. Las agresiones de que fue víctima el humorista se minimizaban, o se ocultaban completamente, mientras que sus salidas de tono verbales eran amplificadas mediáticamente. El "dos pesos, dos medidas" está de nuevo escandalosamente presente en el caso Siné. El caricaturista de Charlie Hebdo acaba de ser despedido de su puesto por su director Philippe Val, con el pretexto de que habría cometido un texto antisemita. El "mal paso" de Siné apareció el 2 de julio de 2008 en Charlie Hebdo, sin que Val (subrayémoslo) impusiera su veto. Fue Claude Askolovitch, del Nouvel Observateur, el 8 de julio en la RTL, el primero en dar el grito de alarma por un acto antisemita, tratando de pasada a Siné de basura... Para tener éxito en la vida, más vale ser judío: ésta es la interpretación de ese pequeño texto que hacía este periodista político. Pero resulta que todo el mundo no hace la misma interpretación, empezando por el propio Siné, que pretende únicamente denunciar el arribismo y el oportunismo de un joven que para casarse con una multimillonaria, abjura de su religión y se convierte a otra." (Taïké Eilée: "Affaires Dieudo-Siné: flagrants délits de judéomanie?" Agoravox 19 07 2008)

Éric Martin, Benoît Delépine y Lefred-Thouron, firmantes de la iniciativa para apoyar al dibujante de Charlie, comparten la misma visión: "¿Dónde está el antisemitismo en el texto de Siné? Él sólo denuncia, con el estilo florido que es su marca de fábrica, el oprtunismo del hijo del presidente de la República". Lo mismo piensa Gisèle Halimi: "La dirección de Charlie Hebdo acaba de expulsar brutalmente a Siné. Motivo alegado: propósitos antisemitas. Leyendo atentamente esas escasas líneas, y como especialista en derecho de la prensa, estoy en condiciones de afirmar que no se trata sino de un pretexto. Un proceso por antisemitismo no tendría muchas posibilidades de prosperar en este caso. En realidad esta operación es parte de las cazas de brujas que se multiplican hoy para mantener la psicosis del judío perseguido". Esta autora no olvida tampoco denunciar el famoso "dos pesos, dos medidas": "Charlie Hebdo se había erigido todo el tiempo en paladín de la libertad de expresión. Recuérdese el atronador proceso que se puso en escena, filmado, supermediatizado, cuando el asunto de las 'caricaturas de Mahoma'".

Pero si Philippe Val descubre antisemitismo en las líneas de Siné, extrañamente no percibió islamofobia en estas otras líneas, también firmadas por Siné, y publicadas este 11 de junio en Charlie Hebdo: "Nunca he brillado por mi tolerancia, pero esto no tiene arreglo, y aun a riesgo de quedar por políticamente incorrecto, juro que cada vez soporto menos a los musulmanes y que cuanto más me cruzo con las mujeres con pañuelo, que proliferan en mi barrio ¡más ganas tengo de patearles violentamente el culo!"

¿Cómo entender esta diferencia de trato, de percepción? ¿Cómo ser ciego a un ataque anti-musulmán y ser hipersensible a un comentario anti-judío? Uno esperaría ver estas "salidas de tono" todas reprimidas o todas toleradas, según uno sea partidario de la libertad de expresión total o reglamentada. Las dos posiciones tienen su lógica. Pero no parece justo tolerar o no un ataque dependiendo de a qué "comunidad" va destinado.


Extraído de: Judeomanie contre islamophobie. L'Expression, 24 de julio de 2008.


Véase también sobre Phillipe Val, Sarkozy y Charlie Hebdo:

Colectivo Las Palabras Son Importantes
Charlie Sarkozy y Nico Hebdo
En torno al Doctor Sarko, Míster Val y la libertad de expresión



Laurent Lévy
“Censura”, “derecho a la blasfemia” e islamofobia. Vuelta al “asunto de las caricaturas”


René Naba
Sobre la acusación de antisemitismo como arma de disuasión


____________________

Italia: Las mezquitas deben "reconocer" al Estado de Israel




Italia puede hacer subir un nivel más sus prácticas discriminatorias adoptando medidas para que los miembros de las mezquitas tengan que "marcharse" si no "reconocen" al Estado de Israel.

"Debe iniciarse una acción para que los miembros de las mezquitas reconozcan a Israel", ha declarado el ministro para Asuntos Europeos, Andrea Rochi.

"Tenemos que obligar a los que no reconozcan a Israel a marcharse de las mezquitas", añadió el ministro, según Il Tempo.

Italia ha iniciado ya la aplicación de leyes de discriminación racial y está fichando policialmente a todos los gitanos que residen en el país, tengan o no la nacionalidad italiana.

Fuente: Agencias/Il Tempo

______________________

El PP sigue apostando por la islamofobia


CpM defiende las costumbres de los musulmanes ante las declaraciones de Ignacio Cosidó


M. C. P. - Sur - Coalición por Melilla (CpM) solicitó ayer al presidente de la Ciudad que rechace las declaraciones realizadas por el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Interior del Congreso, Ignacio Cosidó, en las que aseguraba que los musulmanes son "un peligro para la democracia española". La diputada Dunia Almansouri, que anunció que su Grupo presentará esta semana una propuesta para el uso del Tamazigh en los organismos oficiales en Melilla, demandó a Juan José Imbroda que exija al presidente del Congreso que amonesté a Cosidó.

Las declaraciones realizadas por el popular este fin de semana durante su participación en una mesa redonda en un curso de verano de la Fundación Faes no han sentado nada bien en el seno de Coalición por Melilla, que las califica de racistas y xenófobas. Según Almansouri, estas palabras afectan al 50 por ciento de la población de Melilla, de ahí que haya solicitado al jefe del Ejecutivo local que las rechace.

Además de recordar que la Constitución Española ampara la libertad de religión y credo, la diputada de Coalición por Melilla se preguntó a qué se refiere Ignacio Cosidó cuando dice que las costumbres de los musulmanes son "incompatibles con la democracia". En este punto, indicó que si llevar velo o rezar cinco veces al día causa algún tipo de problema al resto de la población.

Rechazo absoluto

Para la cepemista ante este tipo de declaraciones sólo cabe el rechazo y no la justificación, por lo que pidió al Partido Popular de Melilla que se manifieste en contra de lo dicho por Ignacio Cosidó. En otro orden de cosas, la diputada Almansouri anunció que su Grupo presentará esta semana una propuesta a la Asamblea de la ciudad para fijar el uso del Tamazigh en los organismos oficiales en Melilla.

Fuente: Sur, 8 de julio de 2008

_____________________

Multa de 15.000 euros a Brigitte Bardot por incitar al odio contra musulmanes


Brigitte Bardot prefiere los animales a los musulmanes. La actriz francesa, mito sexual de los años 50 y 60, fue condenada hoy en Francia a pagar una multa de 15.000 euros por incitación al odio contra la comunidad musulmana. Y es la quinta condena que recibe por un hecho similar.

En Francia "estamos hartos de ser manejados por esa población que destruye nuestro país imponiendo sus actos", escribió Bardot en una carta abierta que dirigió al entonces ministro del Interior y hoy presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

La actriz, activista de los derechos de los animales, criticaba en su carta publicada en la revista de la Fundación Bardot en diciembre de 2006 el sacrificio de corderos es "una cobertura para atacar de manera unívoca a todo un grupo de población".

El comentario aludía de manera crítica a la práctica del sacrificio de corderos para la Pascua Grande musulmana, también llamada fiesta de Aid El Kebir.

Protestas selectivas

Numerosas asociaciones antirracistas reaccionaron denunciando a la actriz de 73 años, que se casó en 1992 con el político de extrema derecha Bernard d'Ormale, por odio racial.

Entre ellas el Movimiento contra el Racismo y por la Amistad entre los Pueblos (MRAP), grupo que aseguraba que Bardot no criticó que las ocas sean cebadas de manera forzada para conseguir su preciado hígado ni otras prácticas en la que los animales son objeto de tratos negativos, "sino que se mete sólo con los musulmanes".

Fuente: Público, 3 de junio de 2008

____________________________________________________


En estos días los medios se hacen eco de Bardot y sus partidarios, que defienden la "humanidad" de los métodos usados en los mataderos industriales de Europa, frente a la "barbarie" de las maneras de matar un animal en otras culturas (y en concreto en el Islam).
En la versión digital del periódico que publicó esta noticia (Público) una lectora escribió: "En España costo mucho que se matara a los animales con aturdimiento previo para que no sufrieran, y ahora llegan los musulmanes y...".

Pero al mismo tiempo los medios recogen con todo despliegue los argumentos que están dando los "taurinos" que se han desplazado en estos días a Bruselas para defender la "fiesta nacional" ante sus detractores europeos. Uno de ellos, el más difundido, es que la muerte de los animales en los mataderos es muchísimo peor que la de los toros en la plaza... (Y no parece que las banderillas, puyas y estoques sustituyan a ese "aturdimiento previo" que imagina la lectora de Público y que según ella "en España costó tanto").

¿En qué quedamos? ¿Son los métodos de los mataderos industriales "buenos" o "malos"? Ante la "fiesta nacional" son atroces, ante las costumbres de los musulmanes prácticamente indoloros... Parece una contradición pero no lo es: sólo se trata de usar lo que sea en el descrédito del Islam y de los musulmanes (Como dice el mago ese de la tele: "No le dé más vueltas...").

______________________________________________________

La islamofobia está ligada a la pérdida de derechos civiles y a la erosión de la democracia

Derechos civiles, integración e islamofobia en Europa

por A. Sivanandan



Pidiendo prestada una frase de otros tiempos, un espectro ronda Europa – es el espectro del nativismo. Sólo que en este tiempo, se encarna en las políticas, la propaganda y en el prejuicio ramplón de los gobiernos de Europa y de sus sátrapas de los medios de comunicación, bajo el disfraz de los valores del Iluminismo y de una civilización amenazada.

El nativismo -que el diccionario describe como la protección y reafirmación de las culturas nativas y tribales contra la aculturación- es, en nuestro tiempo de globalización, fundamentalismo del mercado y capitalismo de barones ladrones, el primer paso hacia el fascismo.

Ya Roma está al mando de un alcalde de la extrema derecha aclamado como el nuevo Duce. El gobierno de Londres está a merced de un burgués gentilhombre cuyo desprecio de clase alta por la gente negra, se revela en su descripción de los niños negros como “los negritos con sonrisas de melón” y que se ha preguntado “si un casamiento entre gays esta okey ... por qué no un casamiento... entre tres hombres o incluso entre dos hombres y un perro”. Francia esta en manos de un playboy de la Riviera que ya ha condenado a los habitantes de los suburbios como escoria y se lamenta que los inmigrantes sacrifican corderos en las bañeras. Holanda, bajo la cubierta de un falso pluralismo de separación que huele a apartheid, ha alimentado una cultura de racismo derechoso que justifica la demonizaciónn de los musulmanes sin excepción. Toda Italia está en manos de un hombre, quien a través de su propiedad de la prensa y la TV y en coalición con la Liga Norte (cuyo jefe, Umberto Bossi, incitó a la Marina Nacional a hacer fuego contra las naves con inmigrantes) ahora controla ambas Cámaras del Parlamento. “Nosotros” se ufanó Berlusconi al ganar las recientes elecciones, “somos la Nueva Falange”, rememorando la España de Franco.

Lo que estamos presenciando aquí y ahora es la emergencia de una tendencia fascista que no está confinada a la extrema derecha sino que ha entrado en la linfa política de Europa. La causa de esto no debe ser buscada en una analogía de con los años 30 sino en la constante erosión de la infraestructura de la democracia hoy. Y aquí no estoy hablando de la democracia electoral, que es la que hoy la extrema derecha usa como su instrumento - a través del populismo al poder- y que en todo caso ha mostrado ser una parodia sea tanto para Bush, Berlusconi o Mugabe en sus diferentes estilos. Estoy hablando de los cimientos de la democracia, los sustentos de la democracia en el sistema de bienestar social, el gobierno local, las libertades civiles, el gobierno de la ley, etc.

Pero el estado- nación bajo la globalización ya no es más un estado de bienestar trabajando por los intereses de su gente sino un estado-mercado regulado por y trabajando para los intereses de las corporaciones transnacionales. O sea, la globalización necesita de un estado que la libere a través de la desregulación, las privatizaciones, la flexibilidad financiera- todo lo cual milita contra el estado de bienestar.

Igualmente antitético al fundamentalismo de mercado es el gobierno local que en Gran Bretaña ha sido vaciado de la mayor parte de sus competencias y reemplazado por entes semiautónomos thatcheristas y funcionarios blairistas. Pero el gobierno local es la verdadera esencia de la democracia, porque es allí que la gente aprende a tomar en sus manos sus propios asuntos, donde los temas del terreno que se pisa pone unos junto a otros en una comunidad cohesiva, donde tú puedes ver que tu voto hace una diferencia tangible, donde la estructura piramidal de la autoridad resuena con democracia. El gobierno local es la escuela de la democracia.

En todos estos embates a la democracia está el sistemático desmantelamiento de las libertades civiles montado con las políticas del miedo, del enemigo interno y de la islamofobia - todo en nombre de la lucha contra el terrorismo que uno hubiera pensado debiera haber empezado con el retiro de Irak, con detener el desangre de Palestina y con cesar esta limpieza cultural contra el Islam europeo.

En síntesis, la islamofobia está intrínsecamente ligada a la pérdida de derechos civiles y a la erosión de la democracia. Por consiguiente la lucha por las libertades civiles debe incluir la lucha contra la islamofobia. La lucha contra la islamofobia debe incluir la lucha por las libertades civiles y la democracia. No existen luchas separadas aquí.

Cualquiera sea la lucha específica en la que estemos comprometidos -sea la guerra contra la pobreza, la islamofobia o el antisemitismo- no debemos perder de vista la lucha más amplia. Es sólo entonces, en el proceso de devenir juntos comunidades de resistencia, que podemos llegar a ser comunidades en cohesión. Integración y comunidades en cohesión no pueden ser impuestas desde arriba. Deben crecer desde abajo.

A. Sivanandan es el director del Institute of Race Relations de Londres.

Traducción de María Luján Leiva
Fuente: Rebelión, 23 de mayo de 2008

República Checa: Los medios impulsan la islamofobia



por Zoltán Dujisin


El temor a los musulmanes en la República Checa es resultado de las frecuentes "advertencias" sobre los peligros del "terrorismo islámico" formuladas por medios de comunicación y políticos nacionales.

Recientes planes estadounidenses para proteger a Occidente de presuntas "amenazas con misiles desde Oriente Medio", extendiendo su sistema de defensa balística a la República Checa y Polonia, han sido acompañados por informes de prensa sobre los inminentes peligros del "terrorismo islámico".

Según una encuesta, 80 por ciento de los checos no querrían vivir al lado de un árabe, al que asocian con el terrorismo. Dos tercios de los checos temen al terrorismo, y una proporción similar teme al Islam.

Un estudio realizado el año pasado por el Ministerio del Interior reveló que la mayoría de los checos automáticamente vinculan los símbolos del Islam con el terrorismo.

Ya en 1998, los habitantes de la meridional Brno, segunda ciudad más grande del país, reaccionaron con temor y hostilidad ante la construcción de la primera mezquita en la República Checa. Y todavía hoy, a tres cuartos de la población le gustaría prohibir la edificación de mezquitas en suelo checo.

Los estereotipos también abundan entre los escolares. Una investigación publicada por la organización no gubernamental Personas Necesitadas mostró que la mayor parte de la información que reciben procede de los medios de comunicación.

La República Checa, de 10 millones de habitantes, posee una comunidad musulmana de 20.000 miembros. En su mayoría provienen de países árabes de África septentrional y Medio Oriente, y también, algunos, de Turquía, los Balcanes y Asia central.

El líder del Centro Islámico en Praga, Vladimir Sanka, dijo que, como ocurre en otros países europeos, algunos sectores de la sociedad presentan al Islam como un "peligro para la civilización europea".

"Los medios generalizan y dan noticias simplistas y sensacionalistas sin explicar qué es lo que está en la raíz de los conflictos, así que cuando los medios describen a los musulmanes como personas que no respetan la vida humana, la gente se vuelve temerosa de los 'extremistas islámicos' o del 'terrorismo islámico'", explicó Sanka a IPS.

Asimismo, dijo que los medios periódicamente han prestado una atención excesiva a las falsas alarmas que depositan una sombra sobre la comunidad musulmana, pero que normalmente acaban vinculadas a extremistas de derecha.

"El año pasado, alguien envió a una escuela una amenaza de bomba por escrito, y en los medios se habló de eso como un asunto de musulmanes atacando a escuelas cristianas. Hace dos años hubo una presunta amenaza a una sinagoga. En ninguno de los dos casos se halló a alguien (musulmán) responsable", relató.

Sanka dijo que la discriminación persiste en el espacio público. "En general tenemos nuestra libertad y nuestros derechos, pero menos que los cristianos y los judíos. A diferencia de ellos, no podemos abrir escuelas religiosas, nuestros casamientos religiosos no son reconocidos, no recibimos donaciones estatales y en las escuelas no se enseña nada sobre nuestra religión", señaló.

Los políticos checos dicen que el riesgo de atentados crece constantemente, y en febrero el gobierno aprobó un plan para combatir el terrorismo. La policía dice que los terroristas usan este país como un punto de ingreso a Europa, pero que la comunidad musulmana local no está infiltrada por extremistas.

Sin embargo, los funcionarios checos han jugado un importante rol en mostrar negativamente a los musulmanes.

"Mientras miro el esfuerzo persistente y exitoso de los israelíes por mantener una civilización en el embate del barbarismo, se despierta el optimismo en mí", dijo el primer ministro checo Mirek Topolanek en un discurso pronunciado el año pasado en Jerusalén, en ocasión del Día de la Independencia de Israel.

Desde la elección de los neoliberales demócratas cívicos (ODS) en 2006, la política exterior checa ha desatendido a los países árabes.

"Esta orientación sustancial no es parte de una política preparada por expertos, sino que es parte de la línea antiarabe y antimusulmana de la gente que rodea a Mirek Topolanek", escribió el año pasado Lukas Lhotan en el periódico Mlada Fronta Dnes.

En otra visita a Jerusalén realizada en marzo, Topolanek respaldó la "lucha de Israel contra el terrorismo" y dijo: "Naturalmente estoy de acuerdo con el papel de Israel como un defensor".

No visitó áreas palestinas, como acostumbran hacer los funcionarios europeos. En cambio, alegando falta de tiempo, Topolanek invitó a un joven estudiante palestino radicado en Praga a viajar con él en el avión del gobierno, pero el plan no se concretó porque el estudiante quedó detenido en un control militar israelí.

Topolanek calificó de "lamentable" una visita a Siria realizada en febrero por el líder del opositor Partido Social Demócrata, Jiri Paroubek, luego de que la organización Dnes acusara a Paroubek de establecer contacto con un "partido brutal y dictatorial, que patrocina abiertamente el terrorismo".

Las visitas efectuadas a Siria por parte de funcionarios del gobierno, tanto antes como después del viaje de Paroubek, pasaron ampliamente inadvertidas en los medios, predominantemente de derecha.

Aunque los checos mantienen pragmáticas relaciones económicas con Irán y Siria, los formadores de opinión a veces presionan a los gobiernos para que aíslen lo que consideran "regímenes dictatoriales".

"Los medios son pro estadounidenses y pro israelíes, al punto que representan un caso extremo en Europa", dijo Sanka a IPS.

En marzo, afiches que se burlaban del profeta Mahoma, firmados por "Amigos de la libertad de expresión" aparecieron en las calles de Brno, posiblemente en conexión con la decisión de no exhibir una película sobre el Islam realizada por el diputado holandés Geert Wilders. Pero incluso en este caso, algunas de las condenas de los medios fueron poco entusiastas.

Fuente: IPS, 26 de mayo de 2008

La Liga Norte, el partido del miedo



Irene Fernández Velasco. Corresponsal.
La formación que lidera Bossi, xenófoba y antimusulmana, convence a muchos obreros desencantados con un mensaje populista. El Ayuntamiento de Adro, un pequeño pueblecito de Brescia, hace ya tiempo que ofrece una recompensa de 500 euros por cada inmigrante clandestino entregado a las autoridades. Las puertas de Cittadella, en Padua, están cerradas a cal y canto para los inmigrantes pobres, los que no tienen trabajo, los que han pasado por la cárcel y, en general, todos aquellos considerados socialmente peligrosos. Al alcalde de Schio, en Vicenza, lo que les molestaba era que los gitanos se instalaran en un descampado a las afueras de la ciudad, así que hace un par de años tomó una determinación: ordenó excavar, a lo largo del terreno, un foso de un metro de profundidad para que los carromatos de los cíngaros rumanos no pudieran cruzarlo.

Adro, Cittadella y Schio, como otras 200 localidades del norte de Italia, están gobernadas por alcaldes de la Liga Norte [Lega Nord], un partido que se ha convertido en el gran vencedor de las elecciones generales italianas al transformar un poco más que testimonial 4,5% de los votos que logró en los comicios de hace dos años en un consistente 8,3% actual.

De hecho el Pueblo de la Libertad, el partido de centroderecha, que lidera Silvio Berlusconi, ha obtenido prácticamente los mismos votos que logró en la elecciones de 2006 (en las que perdió frente a Romano Prodi): un 36% entonces frente al 37,4% actual. Si "Il Cavaliere" se ha anotado una victoria neta y rotunda es gracias al triunfo arrollador de sus socios de la Liga, convertida en el tercer partido político de Italia. «Hemos triplicado nuestra presencia en la Cámara de los Diputados y duplicado la del Senado», se congratula Roberto Castelli, ex ministro de Justicia del anterior gobierno de Silvio Berlusconi.

La Liga es un partido xenófobo, territorial, nacionalista, federalista y fuertemente anti musulmán. Defiende, por ejemplo, la prohibición de que se construyan nuevas mezquitas en Italia, y en ese sentido algunos de sus dirigentes no han dudado en pasear cerdos en aquellos terrenos en los que se pensaban levantar nuevos templos musulmanes para convertirlos en impuros.

La lucha contra la inmigración ha sido uno de los principales puntos de la campaña electoral de la Liga, asociada a la necesidad de fortalecer la seguridad. Y cuentan que Umberto Bossi, autor junto al posfascista Gianfranco Fini, de la actual ley italiana sobre inmigración, está trabajando en otro texto aún más duro.

Azuzar el fantasma del miedo es una fórmula que suele dar buenos resultados electorales. Pero, además, gran parte del éxito de la Liga radica en que ha logrado arrancarle seguidores a la izquierda, ganándose el apoyo de muchos trabajadores y jubilados de las grandes ciudades. En el hasta ahora bastión rojo de Bolonia, por ejemplo, la Liga ha duplicado su número de votos. Y lo mismo en otras muchas ciudades del norte de Italia, empezando por Milán. «Somos el partido de los trabajadores», proclama Bossi. Hasta el punto de que en el feudo obrero de la fábrica Fiat Mirafiori, en Turín, en breve la Liga abrirá una delegación. Algo hasta hace poco impensable.

Fuente: El Mundo, 17 de abril de 2008

El inquietante éxito de la Lega



por Teodoro León Gross



La Lega Nord concibió en Lodi – una provincia en el corazón de la Lombardía, entre Milán, Pavía y Bérgamo – su estrategia para evitar la construcción de mezquitas: cada vez que se eligiera un terreno para levantar un templo musulmán, llevar allí una piara de cerdos para que fuese considerado un lugar impuro. Así se las gasta el partido de Umberto Bossi, que acaba de obtener en las elecciones tres millones de papeletas y recupera el protagonismo perdido duplicando su resultado de 2006. Esta coalición, fundada en 1991 fusionando la Liga Lombarda y la Liga Véneta además de Piemont Autonomista o Alianza Toscana, triunfó durante la primera crisis en los noventa con una oferta electoral que proponía dejar de sufragar al sur pobre del país y deshacerse de la presión inmigrante. En sólo cinco años superaron el diez por ciento del Parlamento pero después, ya con las alas de Ícaro, declararon la independencia de la Padania – denominación latina del valle del Po, en la práctica todo el norte de Italia – y ahí desbarraron. Ahora, con la nueva crisis, han renacido. Su éxito en estas elecciones se nutre de eslóganes como ‘No al voto agli inmigrati’ [No al voto para los inmigrantes]; ante la incertidumbre y el miedo, reaparece el caldo de cultivo para los ultranacionalismos excluyentes de la vieja Europa.

Las cinco claves de la Lega (federalismo, fiscalidad, antiinmigración, seguridad e infraestructuras) son exactamente las mismas de CiU y adláteres; literalmente las mismas. Ayer en los foros de Internet se celebraba a Bossi con mensajes tipo «més rigor en el control de la immigració salvatge i clandestina; moratòria en la construcció de mesquites». El éxito del nacionalismo xenófobo de la Lega Nord va a hacer renacer el discurso que en los noventa ya se extendió por el continente con el austriaco Haider, el Frente Nacional de Le Pen, el suizo Christoph Blocher, el Partido del Pueblo danés o el Vlaams Belang neerlandés de Filip Dewinter que ya ha obtenido un 33%. El 9M español ya registró en Almería o el Levante mucho voto contra la inmigración y Berlusconi le ha mimetizado el discurso duro a la Lega con el que va a ser uno de los fetiches electorales de los próximos años tanteado cada vez más por la derecha europea ante una izquierda desconcertada: ‘contra la tentación de la delincuencia, inmigrantes fuera’.

Fuente: Sur, 16 de abril de 2008

Ciudadanos musulmanes



por Gema Martín Muñoz



Auspiciada por los Ministerios de Interior, Justicia y Asuntos Sociales, Metroscopia acaba de hacer pública una encuesta sociológica (La comunidad musulmana de origen inmigrante en España) en la que, por segundo año consecutivo, se nos informa de que la inmensa mayoría de los ciudadanos musulmanes que viven en nuestro país valoran las libertades, el estado de derecho, están en contra de la violencia, y se identifican con la forma de vida española y el respeto a las diferentes religiones. Es decir son ciudadanos "normales". El 5% que se identifica con el discurso y las actitudes de los grupos integristas (lo cual, aunque nada deseable, no significa que vayan a poner una bomba), es el porcentaje habitual de tendencias radicales que lamentablemente se da en todas las sociedades, tal y como señaló en la presentación de este estudio su director y reputado sociólogo Juan José Toharia.

La encuesta es, por tanto, tranquilizadora y pedagógica. Pero una cuestión que no puede pasar por alto es ¿por qué ha sido necesario realizar esta encuesta? El simple hecho de hacerla nos muestra el nivel de preocupación o estigmatización que recae sobre las personas con identidad musulmana, en tanto que en absoluto se ha planteado tal requisito con respecto a otros colectivos ciudadanos de otras religiones.

Tener que llevar a cabo una encuesta sociológica para demostrar que los musulmanes son en términos generales ciudadanos "normales", debería hacernos reflexionar hasta qué punto inquietante hemos llegado en todo lo relativo al mundo del islam. Y hasta qué punto la gran mayoría de trabajadores musulmanes pacíficos están sometidos no sólo a las durezas propias de la inmigración, sino también a una lupa escrutadora que con demasiada frecuencia los señala con el dedo por lo que son, no por lo que hacen. Incluso cuando es positivo, como en este caso, no deja de ser otra manera de colocarles en la primera línea, porque si se ha encargado dicha encuesta es que era necesario comprobar que no son un atajo de incivilizados, fanáticos integristas y violentos. Si hay que demostrar que son "normales", es porque podría caber la posibilidad de que no lo fueran.

Podría incluso considerarse discriminatorio, pero dada la situación, la interpretación que debe prevalecer es que se trata de una muy necesaria reacción frente a esa sensibilidad social que evoluciona hacia la islamofobia. Y ante esto se imponía ofrecer un estudio científico y objetivo que contribuya a cambiar percepciones sociales nocivas y totalizadoras que ven a todo ese colectivo como amenazante, inasimilable y sospechoso. Por ello, la encuesta tiene un doble valor. Uno evidente, la demostración empírica de "su normalidad" en una búsqueda positiva por contener la intolerancia y discriminación contra los musulmanes; y otro subliminal y doloroso, que no debe escapársenos, como es conmover las conciencias sobre si es justo lo que estamos haciendo con la mayoría musulmana que vive en nuestras sociedades, al someterla a ese humillante escrutinio para convencer a nuestra sociedad sobre su "normalidad".

Toharia también señaló el "desencuentro entre lo que ellos piensan de nosotros y nosotros de ellos". Era una referencia a las encuestas sociológicas en las que los españoles, como el resto de los europeos, van recrudeciendo su rechazo contra los musulmanes. De hecho, desde el 2002, y de manera creciente, todas las mediciones sociológicas, nacionales e internacionales, muestran una actitud negativa hacia los musulmanes y una estrecha vinculación entre terrorismo e inmigración musulmana. Dado que esos sentimientos se presentan en función del patriotismo y la autodefensa ("defenderse del terrorismo"; como si la mayoría de los musulmanes no tuvieran que hacer lo mismo, cuando son ellos sus víctimas más numerosas) la islamofobia que engendran encuentra legitimación y desculpabilización social. De ahí que podamos hablar de una islamofobia inconsciente que no se entiende como "discriminación" sino como "protección y autodefensa". Ese es el principal problema, que no se admite que exista, para afrontar esta nueva lacra que, según los informes de la UE, se refleja en creciente discriminación dentro de ámbitos tan sustanciales como el trabajo, la vivienda y la educación.

La normalización ciudadana de una serie importante de personas que son musulmanas, y que no desean dejar de serlo, entraña asumir un componente humano y una identidad que hoy día ya forma parte de la personalidad europea. Lo que no significa que desde esa identidad se dejen de aplicar los principios que el Estado de derecho impone. La primera premisa nunca debe excluir a la segunda. Y como la encuesta que aquí comentamos muestra, no se piensa que así deba ser. Por el contrario, emigran porque también desean vivir mejor en sociedades democráticas.

El respeto y la igualdad ante la ley son el mejor modelo de integración. Por ello, no perdamos la perspectiva de que, por el contrario, el caldo de cultivo para el odio y la radicalización son la discriminación, el rechazo y el desprecio hacia la cultura e identidad de un pueblo.


Gema Martín Muñoz es directora general de Casa Árabe

El País, 28 de diciembre de 2007

Gran Bretaña: Las pruebas sobre extremismo en las mezquitas se revelan como un montaje

Una fundación de derechas que proclamaba haber descubierto la venta de "libros extremistas" en docenas de mezquitas británicas, ha sido acusada de haber basado su informe en pruebas inventadas.


por Martin Hodgson
The Guardian


El informe de la fundación Policy Exchange decía que en una cuarta parte de las 100 mezquitas que habían visitado se vendían libros que apoyaban la "yihad violenta" y que alentaban el odio contra los cristianos, los judíos y los gays.

Pero el programa Newsnight ["Noche de Noticias"] de la BBC 2 ha dicho que el examen atento de las facturas de venta suministradas por los investigadores para demostrar sus compras muestra que todas esas facturas han sido escritas por la misma persona - a pesar de que ellos dicen que proceden de distintas mezquitas.

Muchas de esas facturas además llevan mal escritos los nombres o las direcciones de las mezquitas en donde supuestamente se habrían vendido los libros.

El informe, titulado The Hijacking of British Islam ['El secuestro del Islam británico'], se basaba en el trabajo de cuatro equipos de dos investigadores cada uno que habrían visitado 100 mezquitas. Decían haber encontrado el polémico material en librerías vinculadas a 25 mezquitas, una en Regent's Park, Londres, y las otras en Manchester, Birmingham, Edimburgo, Oxford y High Wycombe. A pesar de tratarse de diferentes ciudades, la letra de las facturas expedidas es de la misma persona.

El informe, publicado la víspera de una visita de estado del rey Abdullah de Arabia Saudí, ha ocupado las portadas de los medios de comunicación británicos. El líder de los conservadores, David Cameron, exigió que se le comunicaran estas revelaciones al rey Abdullah, porque muchos de los libros supuestamente procedían de Arabia Saudí.

Según el informe, un libro que decía que "no podía haber hermandad" entre musulmanes y no musulmanes fue comprado en la mezquita de Leyton. Pero la dirección de la factura suministrada por los investigadores era de una librería sin relación con la mezquita.

Un portavoz de la mezquita, el Dr. Usama Hasan, declaró que "Esto no tiene nada que ver con nosotros. Es una información totalmente inexacta y tendenciosa. Es completamente falsa. De hecho estamos estudiando emprender acciones legales por el daño potencial que puede causar al buen nombre de nuestra mezquita".

Inayat Bunglawala, vicesecretaria general del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, declaró: "El grupo Policy Exchange ha elaborado un informe al que se le ha dado muchísima publicidad, y le honra al programa Newsnight el haber descubierto el increíble montaje y los métodos falsos a los que ha recurrido Policy Exchange. Parece que Policy Exchange ya había decidido qué querían decir sobre las mezquitas y sólo les faltaba "encontrar", aunque mejor diríamos inventar, las pruebas que justificaran sus prejuicios".

El director de investigaciones de Policy Exchange, Dean Godson, defendió el informe "cien por cien", aunque no pudo explicar las anomalías reveladas por el programa de la BBC 2. Dijo que las pruebas en contra no afectaban a "la sustancia" del estudio: que "se vendían por todas partes" libros extremistas.

Al ser buscados por Newsnight los investigadores que supuestamente habían visitado las mezquitas, todos se encontraban ilocalizables. Según dijo Policy Exchange, la totalidad de ellos se encontraba en un "retiro religioso" en Mauritania.


Fuente: The Guardian, 13 de diciembre de 2007
Traducción Observatorio de la Islamofobia.

Geert Wilders, el nuevo inquisidor de Holanda

La extrema derecha en Holanda impulsa una campaña contra lo que denomina "el tsunami de la islamización"

por Joni Uhlenbeck


El nuevo gabinete de Holanda cuenta con un secretario de Estado de origen marroquí (Ahmed Aboutaleb), y una miembro de origen turco (Nebahat Albayrak). El líder del "Partido por la Libertad" (el partido más a la derecha en Holanda), Geert Wilders, atacó ya en la primera sesión del nuevo gobierno a estos dos secretarios de Estado, criticando el hecho de que tengan dos nacionalidades. Según Wilders una segunda nacionalidad pone en duda la lealtad de una persona hacia Holanda.

Geert Wilders arremete con que Holanda está en vísperas de un ‘tsunami de islamización’. Según él: "Musulmanes inundarán la sociedad holandesa y causarán criminalidad y molestias [...] su cultura intolerante y violenta afectará la sociedad neerlandesa en el corazón, en nuestra identidad". "Con el nombramiento de Aboutaleb y Albayrak, llegó el tsunami de la islamización también al gabinete" dijo Wilders, que añadió: "Ahora que Aboutaleb y Albayrak son miembros del gabinete, los gobiernos marroqui y turco se infiltrarán de hecho en el corazón del centro del poder holandés. El señor Aboutaleb es, después de todo, además de holandés, también marroqui, y así subordinado al Rey de Marruecos, y la señora Albayrak – además de holandesa también turca- está subordinada al presidente de Turquía".
Su ataque a la doble nacionalidad es claramente parte de su lucha contra los músulmanes en Holanda. La princesa Máxima Zorreguieta, esposa del príncipe heredero, por ejemplo, también posee dos nacionalidades, pero ella no es el blanco del discurso de Wilders. Máxima tiene la nacionalidad argentina y la holandesa. El Estado argentino, igual que el Reino de Marruecos, no permite que sus ciudadanos renuncien a su nacionalidad.

Los sondeos muestran un crecimiento rápido del Partido de la Libertad. En las últimas elecciones consiguió nueve escaños de los 150, pero si hubiera elecciones ahora mismo conseguiría diecisiete.

Anderland = Otropaís

Muchos holandeses se oponen a la política de Wilders. Ellos opinan que Wilders siembra odio y miedo y con ello sólo conducirá al empeoramiento de la sociedad. Como reacción a todo esto, un ciudadano holandés, Cristiaan Roorda, empezó la página web de Anderland (Anderland = Otropaís). Anderland es un país imaginario, tolerante y hospitalario. Todo el mundo puede conseguir una doble nacionalidad. Muestra una crítica al discurso de Wilders y también la vergüenza de muchos holandeses acerca de lo que está pasando en su país.

Fuente: El Observatodo (Chile), 7 de diciembre de 2007


Wilders en campaña electoral


La oposición a Wilders crece en Holanda

La "gente razonable" de Holanda está iniciando un movimiento contra las posiciones de Geert Wilders, informa el periódico Volkskrant. René Danen, de la organización antirracista Nederland Bekent Kleur y Mohamed Sini, de la fundación Islam y Ciudadanía, esperan ser capaces de poner en marcha juntos un amplio contramovimiento en las próximas semanas.

El Consejo de Refugiados de Holanda también apoya el llamamiento de Doekle Terpstra, antiguo líder sindical y presidente del Consejo universitario de ciencias aplicadas. Terpstra dijo la semana pasada en Trouw que estaba conmocionado por las acciones de Wilders y sus declaraciones sobre el Islam como una "religión fascista". Habló sobre la "wilderización de la sociedad" y "el dañino mensaje de Wilders".

"Me siento más y más ofendido por los constantes insultos hacia los musulmanes", dijo Terpstra. También dijo: "¿Acaso soy el único que se siente ofendido y afectado? Sindicatos, empresarios, musulmanes, iglesias, humanistas, uníos, unid vuestras fuerzas y cambiad la corriente".

"Esto es lo que queremos hacer ahora", dice Danen. Todavía no hay planes concretos, pero una de las intenciones es organizar una manifestación alrededor de las fechas en que se estrenará la película de Wilders sobre el Islam, durante el mes de enero.

Fuente: European Network Against Racism
Weekly Mail nº 121 (7 de diciembre de 2007)
Traducción Observatorio de la Islamofobia

Angela Merkel propaga el miedo al Islam

La canciller alemana dice en el congreso de la CDU que no quiere que los minaretes sean más altos que las iglesias


Guillem Sanz Mora - Público

La cultura rectora de los conservadores alemanes tiene una nueva reinvindicación: los minaretes no pueden ser más altos que los campanarios de las iglesias.

Así lo dijo ayer la canciller, Angela Merkel, en el congreso con el que su partido aprobará su nuevo programa en Hannover. “Los minaretes no pueden construirse ostensiblemente más altos que las iglesias”, reclamó la presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU).

Un destino de inmigración

Para Merkel, está claro que Alemania es un destino de inmigración donde los extranjeros son bienvenidos, “pero las sociedades paralelas no tienen nada, pero absolutamente nada que ver con el talante abierto”, subrayó en su discurso de apertura del congreso, que duró una hora y cuarto y fue largamente aplaudido por el millar de delegados democristianos que acudieron a esa ciudad del norte alemán.

La delegada Christine Köhler es diputada federal por el land (estado federado) de Hesse. Tiene 30 años, fue en la anterior legislatura la parlamentaria más joven del Bundestag y ejerce ahora su segundo mandato.

La cuestión de la integración de los extranjeros es para ella “un tema importantísimo”. “En Alemania viven 3,5 millones de musulmanes y parte de ellos son radicales, no quieren la Constitución sino la sharía”, explica.

Köhler hace hincapié en el adjetivo utilizado por la canciller. Merkel habló de su oposición a ver mezquitas “ostensiblemente” más altas que las iglesias, es decir, sólo en el caso de que su altura se planee en el paisaje urbano “como demostración de poder”.

Más allá de eso, a esta joven diputada le parece incluso positivo que los musulmanes abandonen la oscuridad de los patios traseros para rezar y lo hagan en mezquitas.

En ciudades como Fráncfort y Colonia hay proyectos de mezquitas que están despertando resistencias por parte de los vecinos, y de los políticos.

Hay casos para todos los gustos. Muchas veces, las autoridades municipales buscan (y encuentran) algún defecto formal en los permisos de construcción, y el contencioso se queda en los despachos.

Manifestaciones xenófobas

Pero, por ejemplo, en Pankow, un barrio del este de Berlín, el mero anuncio de que se iba a construir una mezquita de dimensiones no precisamente llamativas provocó una manifestación abiertamente xenófoba a la que se sumaron neonazis. En la capital alemana viven 210.000 musulmanes.

La reclamación a los extranjeros de que se integren mejor fue un guiño de Merkel a las bases democristianas.

En general, la presidenta de la CDU ofreció un discurso sereno y sin estridencias. Reivindicó para los democristianos “el centro” del que han huido sus socios de coalición, los socialdemócratas del SPD, empujados a la izquierda por inercia en un país donde un potente tirón económico coincide con un aumento de la preocupación por las desigualdades sociales.

En las últimas semanas, la grieta entre los dos socios de Gobierno ha ido aumentando, ya que ambospartidos buscan posicionarse de cara a las próximas elecciones en 2009.

“No queremos nunca más socialismo, porque el socialismo acaba siempre en totalitarismo, tanto si se pretende como si no, destruye la sociedad y destruye al individuo”, proclamó Merkel en uno de los momentos más calientes de su discurso.

La ahijada política de Helmut Kohl sabe de lo que habla, porque creció en la República Demócrática Alemana (RDA). Su partido se despedirá en este congreso del programa neoliberal aprobado hace tres años en Leipzig.

A algo menos de dos años de las próximas elecciones, Merkel tiene buenas cartas para lograr la reelección.

Fuente: Público | Identidad Andaluza 4 de diciembre de 2007


Aprende alemán con Angela...

(pulsar para ampliar)

Medio centenar de vuelos a Guantánamo pasaron por España entre 2002 y 2007

AENA revela al juez que al menos 11 aviones hicieron escala en bases españolas



Miguel González
El País

Casi medio centenar de aviones, en su mayoría militares, han cruzado el espacio aéreo español con destino o procedentes de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), verdadero agujero negro del derecho internacional, donde la Administración Bush recluye a los prisioneros de su "guerra global contra el terrorismo". Al menos una decena de estos aviones hicieron escala en las bases españolas de Rota, Torrejón de Ardoz (Madrid) y Morón de la Frontera (Sevilla).

Un total de 22 de estos vuelos se produjeron en el mandato de José María Aznar, y 25 en el de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así consta en la documentación que el organismo público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha enviado al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, quien investiga los vuelos de la CIA, utilizados para trasladar personas secuestradas o ilegalmente detenidas.

La información remitida de AENA, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, es novedosa porque el Gobierno nunca la trasladó al Parlamento, a pesar de que debía disponer de ella y se han celebrado varios debates parlamentarios sobre este asunto. Cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, informó a la comisión correspondiente del Congreso, en noviembre de 2005, sólo mencionó un vuelo a Guantánamo, el que realizó en abril de 2004 un avión Gulfstream IV que hizo escala en Tenerife camino de Bucarest (Rumania). Moratinos se limitó a informar sobre escalas de aviones sospechosos en Baleares y Canarias, que había difundido la prensa, especialmente Diario de Mallorca.

Posteriormente, el Gobierno dio respuesta a los informes exhaustivos del Consejo de Europa y del Parlamento Europeo -ante cuya comisión de investigación compareció Moratinos en septiembre de 2006-, pero sin aportar los datos de AENA. De hecho, la Comisión de Exteriores del Congreso acordó por unanimidad en abril de 2006 solicitar al Gobierno "la elaboración de un informe detallado en el que se incorporen todas las nuevas informaciones en su poder" sobre los vuelos de la CIA. El informe no llegó al Parlamento.

La documentación de AENA revela que en 2002 hubo ocho vuelos con origen o destino a Guantánamo que sobrevolaron España; siete en 2003; 12 en 2004; nueve en 2005; nueve en 2006; y dos en 2007, hasta febrero. Los que hicieron escala en aeropuertos españoles fueron 11: seis en Rota (Cádiz); dos en Morón de la Frontera (Sevilla); dos en Torrejón de Ardoz (Madrid) y uno en Tenerife Norte.

Además de los jets privados fletados por la CIA e identificados por el Consejo de Europa (Gulfstream IV y V y Boeing 737), la mayoría de los vuelos corresponden a aviones militares de transporte de gran capacidad, como el C-17 Globemaster, con más de cien plazas, el C-141, el DC-10 o el K35R de reabastecimiento en vuelo. También figura un B-743 de la compañía saudí Saudia que este año voló de Guantánamo a Casablanca. El lugar donde con más frecuencia recalaron los aviones fue Incirlik (Turquía), escala para los vuelos hacia o desde Afganistán e Irak.

La existencia de vuelos a Guantánamo desde las bases de Rota, Torrejón y Morón la reveló EL PAÍS el 12 de febrero a partir de los registros de control de tráfico aéreo de Portugal. Estos datos son los que llevaron al juez Moreno a preguntar a AENA. Sorprendentemente, este organismo asegura que no dispone de información de dos de los vuelos citados por Portugal: el Morón-Guantánamo, de enero de 2002, y el Rota-Guantánamo, de abril de 2005. En cambio, confirma cinco de las escalas en bases españolas citadas por el país vecino y añade seis más.

La falta de información en torno a estos vuelos es, en todo caso, notable. AENA incluye en la lista algún vuelo que en teoría no toca Guantánamo -como un Rota-Bagram (Afganistán)- y reconoce en algún caso que el destino es desconocido.

Cuando informó al Congreso, en noviembre de 2005, Moratinos se mostró convencido de que todas las escalas de aviones militares de EE UU en bases españolas, al amparo del convenio bilateral, se habían realizado "de acuerdo con la ley". Sin embargo, España nunca ha inspeccionado los aviones de EE UU en Morón, Rota y Torrejón, hasta el punto de que el manifiesto de carga que se presenta a las autoridades no suele incluir una lista de pasajeros. En la reforma del convenido bilateral pactada en 1992 por Aznar con Bush se renunció a preguntar por "el tipo y la finalidad de la misión" de los aviones en tránsito por España.

Fuente: El País, 12 de noviembre de 2007


Véase también sobre el mismo tema:

Del "Gladio" a los vuelos de la CIA

Vergüenza europea

Los Estados Unidos amplían sus campos de concentración para musulmanes

Amnistía Internacional alerta sobre los juicios ilegales de Guantánamo

¿Se ha convertido Suiza en el corazón de las tinieblas de Europa?

por Paul Vallely
The Independent

Suiza es conocida como un remanso de paz y neutralidad. Pero hoy es la sede de un nuevo extremismo que ha alarmado a las Naciones Unidas. Propuestas de nuevas leyes dacronianas contra los inmigrantes en el país han sido condenadas como injustas y racistas. Un cartel electoral de su partido político más votado es denunciado como xenófobo.


Al primer vistazo, el cartel parece un inocente tebeo infantil. Tres ovejas blancas están junto a una oveja negra. Pero después te das cuenta de que los tres animales blancos están sobre la bandera suiza. Una de las ovejas blancas está echando a la negra fuera de la bandera de una coz.

El cartel es, según las Naciones Unidas, el símbolo siniestro del ascenso de un nuevo racismo y una nueva xenofobia en el corazón de una de las democracias independientes más antiguas del mundo.

Un nuevo y peligroso extremismo está en ascenso. Porque el cartel -que lleva el eslogan "Construir seguridad"- no es el producto de un grupo neo-nazi marginal. Ha sido elaborado -y colocado en vallas, reproducido en periódicos y enviado por correo a cada hogar- por el Partido Popular Suizo (Schweizerische Volkspartei), que tiene el mayor número de escaños en el parlamento suizo y es miembro del gobierno de coalición del país.

Este partido ha lanzado una doble campaña que ha provocado que el informador especial de las Naciones Unidas sobre el racismo demande una explicación oficial del gobierno. El Partido Popular ha puesto en marcha una campaña para alcanzar las 100.000 firmas necesarias para convocar un referéndum para reintroducir en el código penal una medida que permita a los jueces deportar a los extranjeros que cometan delitos graves una vez hayan cumplido sus penas de prisión.

Pero todavía más grave, este partido ha anunciado su intención de llevar al parlamento una ley que haga que la totalidad de la familia de un delincuente menor de 18 años sea deportada tan pronto como se cumpla la sentencia.

Será la primera ley de este tipo en Europa desde la práctica nazi de la "Sippenhaft" -persecución familiar- en la que los parientes de los criminales eran considerados responsables de sus delitos y castigados igualmente.

La propuesta va a ser un test no sólo para Suiza sino para toda Europa, donde se ha abierto en los discursos políticos de muchos países una división entre el multiculturalismo liberal y el aislacionismo conservador.

Como los trenes suizos, que son el modelo de la puntualidad, la hora de la cita era muy precisa. Me iba a encontrar con el Dr. Ulrich Schor -uno de los hombres que impulsan esta draconiana propuesta- en el restaurante de la estación principal de Zurich a las 7,10 p.m. Mientras recorría la estación me pregunté qué haría el Dr. Schor en esta estación de hiper-eficiencia y limpieza donde una chica somalí vendía sandwiches de arenques en escabeche, un hombre norteafricano barría el suelo y una niñera negra hablaba en un tosco inglés al niño suizo a su cargo. La actitud del Partido Popular Suizo respecto a los extranjeros podríamos decir que es ambivalente.

Un cuarto de los trabajadores de Suiza -uno de cada cuatro, como la oveja negra del cartel- son inmigrantes extranjeros, que llegaron en su día a esta estable y próspera economía con bajo desempleo y una renta per cápita mayor que el resto de las economías occidentales. Zurich ha sido nombrada en los dos últimos años la ciudad con la mejor calidad de vida del mundo.

Le pregunté a la niñera qué pensaba sobre el cartel de la oveja. "Soy extranjera en este país", contestó. "Mejor no digo nada".

El Dr. Schor es un hombres pequeño y afable. Pero su habla suave no esconde su brutalidad. Las estadísticas son claras, me dice, los extranjeros parecen cometer cuatro veces más delitos que los nacionales suizos. "En un suburbio de Zurich un grupo de jóvenes de entre 14 y 18 años violó recientemente a una muchacha de 13 años", dice. "Parece que todos ellos ya estaban bajo investigación por algunas agresiones previas. Todos ellos eran extranjeros, de los Balcanes o de Turquía. Sus padres dijeron que esos chicos estaban fuera de control. Nosotros decimos: 'Esto no es aceptable. Es vuestro trabajo controlarlos y si no podéis, entonces tenéis que marcharos'. Es un castigo que todo el mundo comprende."

Esta no es ni mucho menos la única idea polémica del partido. El Dr. Schor ha lanzado una campaña para un referéndum que prohiba la construcción de minaretes musulmanes. En 2004 el partido hizo una exitosa campaña en favor de leyes inmigratorias más duras usando la imagen de unas manos oscuras metiéndose en una caja llena de pasaportes suizos. Y su líder, el ministro de Justicia Christoph Blocher, ha dicho que quiere suavizar las leyes contra el racismo, porque atentan contra la libertad de expresión.

Sus oponentes políticos dicen que son poses para la galería ante las elecciones generales. Aunque la deportación ha sido suprimida del código penal, todavía está vigente en el derecho administrativo, dice Daniel Jositsch, profesor de derecho penal en la Universidad de Zurich. "Al final no ha cambiado nada, el condenado sigue acabando en el aeropuerto y en el avión".

El plan del Partido Popular para deportar familias enteras ha sido llevado ante el parlamento, donde tiene pocas expectativas de aprobarse. De todas formas la rentabilidad mediática es la misma. Y los activistas pro derechos humanos están preocupados de que el informador especial sobre racismo de la ONU, Doudou Di, ya advirtiera a comienzos de este año de que una "dinámica racista y xenófoba" que solía estar en los límites de la extrema derecha se estuviera convirtiendo en una parte normal del sistema democrático de Suiza.
El Dr. Schor se encoge de hombros. "Ése es de Senegal, donde tienen un montón de problemas ellos mismos que deben resolver. No sé por qué tiene que venir aquí en vez de apechugar con ellos".

Tales comentarios confirman totalmente las opiniones de sus detractores. Mario Fehr es diputado socialdemócrata por el distrito de Zurich. Declara: "Deportar a gente que no ha cometido delito no es sólo injusto e inhumano, es estúpido. Tres cuartas partes del pueblo suizo piensan que los extranjeros que trabajan aquí están beneficiando a la economía. Hay un buen número de trabajadores cualificados, informáticos, médicos, dentistas". Expulsar a los extranjeros, que es lo que los oponentes sospechan que pretende realmente el Partido Popular Suizo, "sería un desastre económico".

El Dr. Schor insiste que el Partido Popular Suizo no está contra todos los extranjeros. "Hasta que estalló la guerra en los Balcanes, teníamos algunos buenos trabajadores que habían venido de Yugoslavia. Pero tras la lucha hubo un enorme aluvión de gente con la que hemos tenido un montón de problemas."

Y no disimula sus recelos contra el Islam. Ha preocupado a muchos de los musulmanes de Suiza (un 4,3 % de la población de 7.500.000 de habitantes) con su campaña para prohibir los minaretes. "No estamos contra las mezquitas, pero los minaretes no son mencionados en el Corán ni en otros textos islámicos importantes. Sólo simbolizan los lugares donde se ha impuesto la ley islámica". Y la "ley islámica", dice, es incompatible con el sistema legal suizo.

A día de hoy hay sólo dos mezquitas con minaretes en el país, pero las autoridades están rechazando solicitudes para otras nuevas, después de que las encuestas mostraran que casi la mitad de la población está a favor de la prohibición.

Schor está muy orgulloso de la independencia de su país, que se remonta a una alianza defensiva de los cantones en 1291. Es un ferviente defensor de su política de neutralidad armada, bajo la cual todos los jóvenes varones son entrenados militarmente y están preparados para lo que ellos llaman la respuesta puercoespín -con millones de individuos listos para erguirse como pinchos si la nación es amenazada.

"En Suiza el funcionamiento de la democracia directa es un asunto muy sensible para la gente", dice, explicando por qué se ha opuesto desde siempre a entrar en la Unión Europea. "Para el alemán medio el transferir el poder de Berlín a Bruselas no afecta realmente a su vida cotidiana. Transferir el poder desde la comuna a Bruselas cambiaría seriamente las cosas para el ciudadano suizo normal."

Suiza tiene las reglas de obtención de la nacionalidad más duras de Europa. Para poder pedirla, tienes que vivir legalmente en el país por al menos 12 años, pagar impuestos y no tener expediente de delitos. La petición puede ser de todas maneras rechazada por tu comuna local, que te citará para preguntarte "¿Puedes hablar alemán? ¿Tienes trabajo? ¿Estás integrado con el pueblo suizo?".

También puede preguntarte, como hizo una comuna a Fatma Karademir -de 23 años, nacida en Suiza pero por las leyes suizas turca como sus padres- si conocía la letra del himno nacional suizo, si podía imaginarse casándose con un muchacho suizo, y a quién apoyaría si la selección suiza de fútbol jugara un partido contra Turquía. "Este tipo de preguntas están fuera de la ley", dice Mario Fehr. "Y en algunos pueblos tienes problemas si eres de la ex-Yugoslavia".

El gobierno federal en Berna quiere quitar las decisiones a las comunidades locales, una de las cuales dio el voto a las mujeres en fecha tan tardía como 1990. Pero las propuestas del gobierno han sido derrotadas por dos veces en referéndum.

El gran asunto del que no se habla es cómo definir a un ciudadano. "Cuando una mujer suiza que se ha ido a vivir a Canadá tiene un hijo, este niño automáticamente obtiene la nacionalidad", dice el Dr. Schor. Pero ¿por qué un chico nacido en Canadá, que puede haber sido educado en una forma de ver el mundo y en un conjunto de valores totalmente diferentes, es más suizo que Fatma Karademir, que nunca ha vivido fuera de Suiza?

La verdad es que el corazón de la visión del Partido Popular Suizo es una noción visceral de parentesco, genes y sangre que podría considerarse opuesta completamente a la mentalidad de la mayor parte del mundo occidental. Esto es lo que subyace al miedo del Partido Popular Suizo respecto al Islam, incluso "moderado". Ha advertido que a causa de sus altas tasas de nacimientos, los musulmanes pueden un día llegar a ser una mayoría en Suiza si las leyes de nacionalidad se relajasen. Esto es lo que está detras de su fiero apoyo al sistema de milicias.

A los que dicen que Alemania, Francia, Italia y Austria no parecen que hoy vayan a invadirles, él invoca las sombras del Islam militante. "El carácter de la guerra está cambiando. Puede haber motines o erupciones en un barrio cualquiera de Suiza. Puede haber terrorismo en un centro financiero".

"Soy enormemente optimista de que el curso de los acontecimientos se mueve en nuestra dirección, tanto aquí como en otros países de Europa", dice el Dr. Schor. "Me siento más apoyado que criticado desde fuera".

El drama que está siendo representado en Suiza, en un lenguaje directo tan políticamente incorrecto, está teniendo ya sus repercusiones a través de toda Europa.


Neutralidad y nacionalidad

Suiza tiene cuatro lenguas nacionales -alemán, italiano, francés y romanche. La mayoría de los residentes suizos hablan alemán como su primera lengua.

La población suiza ha crecido de 1.700.000 personas en 1815 a 7.500.000 personas en 2006. La población ha crecido en 750.000 personas desde 1990.

Las leyes de nacionalidad suizas exigen que los candidatos a nacionalizarse suizos tengan un mínimo de años de residencia permanente y legal en Suiza y consigan hablar con fluidez una de las lenguas nacionales.

Más del 20 % de la población suiza, y el 25 % de su fuerza de trabajo, no tienen la nacionalidad.

A finales de 2006, 5.888 personas estaban recluidas en prisiones suizas. El 31 % eran ciudadanos suizos, el 69 % eran extranjeros o demandantes de asilo.

El número de trabajadores migrantes no autorizados actualmente empleados es estimado en 100.000.

Fuente: The Independent, 27 de octubre de 2007
Traducción Observatorio de la Islamofobia


Sobre las campañas de la extrema derecha para la prohibición de minaretes en Europa véase también La extrema derecha austríaca quiere prohibir las mezquitas.


La nueva ocurrencia racista del Partido Popular de Suiza

José María Garrido
El Plural


El videojuego se llama “Zottel salva a Suiza” y es la nueva ocurrencia que el Partido Popular de Suiza ha tenido para cargar contra los inmigrantes que habitan en uno de los países con una de las mayores tasas de inmigración de Europa, pero también con mayor bienestar social.

El objetivo del juego consiste en conseguir que la cabra Zottel, la mascota del partido, evite la entrada en la Confederación Helvética de ovejas negras, solas, en manadas, o en autobuses.

Expresiones de islamofobia aumentan en la Unión Europea


Comunicado de prensa de ENAR
Bruselas, 14 de agosto de 2007


La Red Europea Contra el Racismo / European Network Against Racism (ENAR) apoya la reciente prohibición por parte de la Alcaldía de Bruselas de una manifestación de ámbito europeo convocada para “parar la islamización de Europa”. Los organizadores de esta iniciativa se agrupan en torno a mensajes explícitamente islamófobos en contra de todo aquel “que esté en connivencia con los islamistas para establecer furtivamente la sharia”.


Sin embargo la forma en que los detalles de esta prohibición han sido difundidos por ciertos medios de comunicación es preocupante, porque éstos se han centrado casi exclusivamente en hablar de las posibles contra-manifestaciones por parte de personas de origen migrante, y por lo tanto achacando las causas de la prohibición al comportamiento de los propios musulmanes. Esto a pesar del hecho de que las autoridades de Bruselas hayan declarado que su temor a posibles disturbios está fundamentalmente motivado por el pasado a menudo violento de los propios convocantes.


Paralelamente a todo esto, y a pesar de que muchos de estos movimientos populistas propagan discursos de odio, similares a los que se lanzan contra otras minorías étnicas o religiosas, en este caso la condena de tales discursos es prácticamente inexistente. Sin embargo, y confirmándose el último informe del Centro Europeo de Seguimiento del Racismo y la Xenofobia / European Monitoring Centre on Racism and Xenophobia (EUMC) sobre la situación de los musulmanes en la Unión Europea, se constata hoy una “europeización” alarmante de los discursos y de los actos islamófobos: Intolerancia y violencia en ascenso –desde llamamientos a prohibir el Corán en Holanda, hasta ataques violentos contra imames en el Reino Unido, pasando por manifestaciones agresivas contra la construcción de mezquitas en Alemania, o sitios web que incitan inequívocamente al odio y a la intimidación. Mientras, los responsables políticos se demoran en tomar posiciones y hacerse cargo de sus responsabilidades para poner en marcha medidas eficaces que salvaguarden la cohesión social y el respeto de los derechos fundamentales de todos los residentes de la Unión Europea.


“Esta europeización de una islamofobia abierta refuerza la necesidad de la adopción y de la puesta en marcha rápida de la Decisión Marco sobre el Racismo y la Xenofobia, que permita una lucha más eficaz contra los movimientos transnacionales que incitan al odio y a la violencia racial”
, declaró Bashy Quraishy, presidente de ENAR.


Por otro lado, “Esto no hace sino reforzar nuestra convicción de que es imperativo extender hoy a las convicciones religiosas y filosóficas la protección jurídica que ya existe contra la discriminación en los terrenos de la formación, el acceso a la vivienda, a los bienes, a los servicios y a la asistencia sanitaria”, ha precisado Pascale Charhon, directora de ENAR. “La cohesión de nuestras sociedades europeas depende de esto, en un tiempo en que las minorías están sufriendo una especial presión en el contexto del actual clima securitario y de tensiones sobre las identidades nacionales y las minorías”.



La Red Europea Contra el Racismo / European Network Against Racism (ENAR) es una red de ONGs europeas que trabajan contra el racismo en todos los estados miembros de la Unión Europea, y representa a más de 600 ONGs implantadas en toda la Unión Europea. Su fundación constituye una de las grandes realizaciones del Año Europeo contra el Racismo celebrado en 1997. ENAR quiere luchar contra el racismo, la xenofobia, el antisemitismo y la islamofobia, y promover la igualdad de trato entre los/as ciudadanos/as de la Unión Europea y los / las nacionales de terceros países, y conectar las iniciativas locales / regionales / nacionales con iniciativas a nivel europeo.


Fuente: ENAR
Traducción Observatorio de la Islamofobia


Libros: Percepciones sobre la discriminación y la islamofobia


La Casa Árabe-Instituto Internacional de Estudios sobre el Mundo Musulmán ha publicado en español los dos últimos informes del Observatorio Europeo sobre el Racismo y la Xenofobia: "Percepciones sobre la discriminación y la islamofobia. Voces de miembros de las comunidades musulmanas en la UE".

El texto puede descargarse desde aquí



Véase también
Un informe alerta de la creciente islamofobia en los países de la Unión Europea

Vergüenza europea




Editorial de El País


Dos informes acaban de arrojar una luz tenebrosa sobre EE UU y la complicidad europea para detenciones ilegales en la llamada guerra contra el terrorismo. Por una parte, el del parlamentario suizo Dick Marty, que desde el Consejo de Europa ha venido a confirmar que la CIA dispuso de cárceles secretas al menos en Rumania y Polonia para interrogatorios degradantes y torturas a presos; todo ello con el beneplácito de varios países de la OTAN y gracias a un acuerdo secreto suscrito entre los aliados el 4 de octubre de 2001, poco después de los ataques del 11-S. El segundo informe, de seis importantes ONG, se pregunta por el destino de al menos 39 presos fantasmas, pues han desaparecido, junto a algunos de sus hijos y esposas.

Bush ni se avergüenza ni se arrepiente. Reconoció en septiembre pasado la existencia de esas cárceles y de estos vuelos secretos de la CIA, que defendió como esenciales para aumentar la seguridad de su país. Esta actuación no hubiera sido posible sin la colaboración, entre otros, de varios países europeos. También la UE tiene motivos para avergonzarse y abrir una investigación oficial. De confirmarse que Rumania y Polonia albergaron tales centros, ambos países deberían ser sancionados, así como todos los que participaron por acción u omisión consciente en estos secuestros y desapariciones.

Varios de los detenidos fueron posteriormente trasladados a Guantánamo. Pero el informe de las ONG señala que algunas de las personas desaparecidas -entre ellas Mustafá Setmarian Nasa, buscado por España en relación al 11-M- están en una lista en manos de EE UU de "terroristas que han dejado de ser una amenaza", lo que se puede entender, por ejemplo, como fallecidos a causa de torturas o ejecutados sumariamente. Se acabará sabiendo, y los que llevaron a estos crímenes deberán rendir cuentas.

Es urgente esclarecer todos estos horrores ante la justicia, que ha comenzado a echar a andar en varios países. Como en Italia, donde el viernes se ha iniciado el juicio contra dos jefes de los servicios militares italianos y 33 personas (entre ellas, 26 agentes de la CIA que, naturalmente, no se han presentado) por el secuestro en febrero de 2003 del egipcio Abu Omar, imán de una mezquita de Milán. En otras partes del mundo, como ha denunciado la organización Human Rights Watch, este sistema de cárceles secretas de la CIA sigue operativo. Pese a su falta de colaboración hasta ahora en el esclarecimiento de los hechos, la OTAN y sus miembros deben dar explicaciones sobre el supuesto acuerdo por el que consintieron colaborar en el episodio colectivo más oscuro de la Europa de la posguerra.

El País, 10 / 06 / 2007


Véase también sobre este tema:

Ossama Lofty
Del "Gladio" a los vuelos secretos de la CIA


Ser musulmán y vasco después del 11-M


por Abdul Haqq Salaberria

Partiendo de los prejuicios que ciertos medios de comunicación y posiciones políticas fomentan contra los musulmanes, Abdul Haqq Salaberria realiza un ejercicio de clarificación respecto al papel que desempeña esa comunidad y sus aportaciones en las sociedades donde se asienta. Para concluir, analiza los motivos de ese intento de desprestigio y criminalización que tiene un carácter global.


La campaña electoral de las elecciones municipales en Sevilla estuvo en parte centrada en torno a un asunto peculiar: la construcción de una mezquita. Si a alguien le interesa indagar en el debate, y la extensa literatura que éste ha producido a lo largo del tiempo, puede hacerlo especialmente en Internet. La Comunidad Islámica en España, promotora de la mezquita de Los Bermejales, anunció que denunciaría por «injurias» y «calumnias» al candidato del Partido Andalucista a la alcaldía sevillana, Agustín Villar, por relacionar a esta entidad con la organización terrorista Al Qaeda a través de los fondos destinados para su construcción. Villar, tras conocer que será denunciado, mantuvo lo que había sostenido en uno de sus mítines e insistió: «Yo no quiero ni puedo permitir que haya en mi ciudad dinero del islamismo radical».

Afortunadamente para los musulmanes sevillanos, en particular, y para la espléndida ciudad de Sevilla, en general, el Partido Andalucista se ha quedado sin representación tras unos desastrosos resultados electorales. El uso demagógico que ha hecho de este tema, tan sensible para la ciudadanía, le ha pasado factura.

Este no es un caso aislado. Desde ciertos medios de comunicación y desde atrincheradas posiciones políticas se pretenden azuzar ciertos miedos y prejuicios ancestrales contra los «moros» que sin duda encubren los mediocres argumentos políticos en asuntos de mayor calado social como el de la vivienda, la emigración, la estabilidad laboral, o el modelo de estado, por poner unos ejemplos. Esta táctica es tan simple y antigua que dice muy poco a favor de los políticos y demagogos de la comunicación que la siguen usando, una y otra vez, en sus programas, en sus mítines y en sus artículos. El macrojuicio del 11-M y las constantes detenciones de supuestos islamistas violentos son un escenario que muestra esta tendencia día a día. La mayor parte de imputados y detenidos lo han sido sólo por coincidir con un perfil determinado y por su aislamiento social. Hay personas que han sido detenidas por una «sospecha», una falsa denuncia, o porque su huella dactilar estaba en un Corán que ha pasado por una docena de manos. Sin embargo, aunque su inocencia quede probada y sean puestos en libertad, nadie podrá restablecer las vidas de esas personas, su credibilidad social, sus negocios...

Pero detrás de esa pomposidad mediática hay una realidad diaria que afecta a ciudadanos de primera y de segunda en este hipotético estado de derecho. Un estado de derecho que, afectado por la violencia de grupos extremistas, se legitima a sí mismo para transformarse en un estado de excepción permanente, donde derechos individuales y colectivos son pisoteados a diario. Nada nuevo, salvo por un matiz importante: el componente religioso.

La pregunta: «¿es usted musulmán o musulmana?», impertinente a todo efecto jurídico o político, inconstitucionalmente impertinente, se transforma en habitual en los sumarios y juicios por causas relacionadas con el llamado «terrorismo islamista». Es como si a un detenido le preguntaran: «¿es usted nacionalista?». «¿Es usted ateo?». «¿Es usted homosexual?». «¿Es usted judío?»...

Cuando se nos pregunta cuántos musulmanes hay en Europa, o en tal país, o en tal ciudad, nosotros siempre respondemos que es imposible de determinar con exactitud. ¿A qué nos referimos? ¿A la asistencia a una mezquita? ¿A la pertenencia a una asociación? ¿A un origen nacional o étnico? Las cifras oficiales siempre hacen referencia a los orígenes nacionales sin tener en cuenta, por ejemplo, la población local que abraza el Islam o los hijos de musulmanes locales o de origen diverso que han nacido en Europa y quieren seguir rigiendo sus vidas según el Islam, sin por ello dejar de ser cultural y legalmente europeos.

Sin embargo, si bien no hay un criterio objetivo para censar a un grupo social determinado por motivo de sus creencias, sí parece que lo hay para imputarle la responsabilidad colectiva de los actos aislados de unos individuos aislados, que no tienen ninguna inspiración en la Revelación o en la práctica ejemplar de nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Y por mucho que extremistas violentos y demagogos de esta sociedad nos intenten hacer creer lo contrario, el Islam y los musulmanes nos desasociamos de toda esa porquería con la que quieren confundirnos. Sin embargo, estamos pagando un alto precio político y social al quedar estigmatizados, en el mejor de los casos, como sospechosos.

Lo cierto es que, no sin dificultades de todo tipo, los musulmanes europeos llevan varias décadas intentando aportar a sus sociedades, en las que están integrados de hecho, otros puntos de vista acerca de la existencia, de la relación entre el ser humano y su Creador, y las propias relaciones sociales en el seno de una comunidad de creyentes. Todo ello sin renunciar a sus culturas nacionales, bien sean europeas, africanas o asiáticas. Los musulmanes europeos están construyendo Europa, se quiera o no se quiera ver, no sólo con la apertura de centros islámicos, mezquitas, comercios y cementerios, sino con innumerables aportaciones al pensamiento político contemporáneo, a la filosofía, al arte, la literatura, la música o el cine, además de su incalculable esfuerzo como fuerza de trabajo y su contribución a la sostenibilidad demográfica del viejo continente.

El Islam no es una civilización, sino un filtro de civilizaciones, un filtro que discrimina entre lo que nos acerca y lo que nos aleja del la Verdad. No es una ideología, sino una disciplina que implica todos y cada uno de los actos de un individuo y de una sociedad. Por eso creemos que el Islam, lejos de ser «el problema», es «la solución al problema». Lejos de ser una antítesis, forma parte de la tesis. Los musulmanes en el corazón de Europa somos ya un número suficiente para formar una nación como Holanda. Si ese temor hacia lo desconocido hace que resulte intolerable para algunos concebir una Europa mestiza y rica; si esta debilidad de los estados europeos para integrar a una ciudadanía heterogénea nos lleva a situaciones de continuo control policial y marginación social, Europa habrá muerto antes de nacer.

Sólo hay una civilización y, nos guste o no, ha extendido su modelo existencial a nivel planetario. Es una civilización sin respuestas, agotada y agotadora. El futuro de la humanidad está en manos de la disidencia económica, política y espiritual a ese modelo irracional e insostenible. El Islam aglutina las tres. Es por este, y no por otro motivo, por el que la Civilización Global le ha declarado esta guerra. Pero los musulmanes tenemos unos aliados inesperados: nuestros conciudadanos; aquellos que viven y comparten su espacio diario con nosotros; aquellos que nos conocen cara a cara y no a través de la versión que de nosotros se da en los medios de comunicación de masas. Estos ciudadanos, compartan o no nuestros puntos de vista, saben que estamos a su lado para solucionar problemas comunes que nos preocupan a todos, que nos afectan a todos, y para los que el Islam tiene muchas respuestas insospechadamente atractivas.


Abdul Haqq Salaberria es Delegado en Euskadi de la Fundación European Muslim Union


Fuente: Gara, 8 de junio de 2007